Download E-books El espejo de las almas simples (El Árbol del Paraíso) PDF

El 1 de junio de 1310, en París, las llamas de una hoguera de l. a. Inquisición consumieron el cuerpo vivo de una mujer de l. a. que poco se sabe: Margarita Porete, una beguina de los angeles región de Hainaut que había escrito un libro, El espejo de las almas simples, y que fue l. a. causa de su condena. A pesar de ello, y tras su muerte, este libro tuvo tan enorme difusión que, en los últimos siglos de los angeles Edad Media, traspasó fronteras geográficas y lingüísticas como pocos textos de su época, traduciéndose del francés (o del possible unique picardo) al latín, al inglés y al italiano. Escrito con forma de un diálogo entre personificaciones alegóricas, y en el marco de las formas de expresión de los angeles literatura cortés, El espejo de las almas simples es una obra de teología que enraíza en las corrientes de los angeles llamada «mística femenina» del siglo XIII y cuyos contenidos se vinculan estrechamente al pensamiento del maestro Eckhart, quien casi con seguridad lo conoció y leyó. El libro, caído tras el siglo XVI en el olvido, fue redescubierto, y con él su autora, en pleno siglo XX. Desde entonces se reconoce en esta obra uno de los grandes hitos de los angeles literatura mística occidental.

Show description

Read Online or Download El espejo de las almas simples (El Árbol del Paraíso) PDF

Best Christianity books

All of the Women of the Bible

The entire girls of the Bible bargains a wealthy biographical standpoint on evey woman determine in scripture -- together with the recognized, the little-known, or even the unnamed. in additional that three hundred enticing and insightful snap shots, Edith Deen brings alive the saints and sorceresses, queens and servants, moms and daughters, better halves and widows whose profound effect is felt through-out the Bible.

Mere Christianity

Within the vintage Mere Christianity, C. S. Lewis, crucial author of the 20 th century, explores the typical floor upon which all of these of Christian religion stand jointly. Bringing jointly Lewis’ mythical broadcast talks in the course of international battle from his 3 past books The Case for Christianity, Christian habit, and past character, Mere Christianity offers an unequaled chance for believers and nonbelievers alike to listen to this strong apologetic for the Christian religion.

The Great Divorce

C. S. Lewis’ the nice Divorce is a vintage Christian allegorical story a couple of bus experience from hell to heaven. a unprecedented meditation upon strong and evil, grace and judgment, Lewis’s progressive proposal within the the good Divorce is that the gates of Hell are locked from the interior. utilizing his remarkable descriptive powers, Lewis’ the nice Divorce will switch the best way we predict approximately sturdy and evil.

Hostage to the Devil: The Possession and Exorcism of Five Contemporary Americans

One On One With SatanA chilling and hugely convincing account of ownership and exorcism in sleek the USA, hailed by means of NBC Radio as "one of the main stirring books at the modern scene. "

Additional resources for El espejo de las almas simples (El Árbol del Paraíso)

Show sample text content

Abrazar nuestros corazones en vuestro amor, por poner tan solo uno de los bienes que nos habéis dado, es cosa mayor que si el mundo entero, el cielo y los angeles tierra ardieran presos del fuego para destruir un solo cuerpo. Entonces think abouté l. a. pureza de Verdad, que me dijo que no vería a los angeles Trinidad divina hasta que también mi alma se hallase libre sin tacha de pecado, como l. a. de Jesucristo, que fue glorificada desde el instante en que fue creada por los angeles divina Trinidad y unida a cuerpo mortal y naturaleza divina en l. a. personality del Hijo: en el mismo momento en que fue creada y unida a esas dos naturalezas, fue tan perfecta como lo es ahora. No podía ser de otra manera: puesto que el Alma estaba unida a l. a. naturaleza divina, el cuerpo, que period mortal, no podía suponer impedimento alguno. Entonces contemplateé quién ascenderá al cielo. Y Verdad me dijo que �nadie ascenderá sino solo aquel que ha descendido, es decir, el propio Hijo de Dios». Es decir, que nadie puede ascender sino solo aquellos que son hijos de Dios por los angeles gracia divina. Y por eso el propio Jesucristo dijo: �este es mi hermano, y mi hermana, y mi madre, quien hace l. a. voluntad de Dios mi Padre». [129] l. a. séptima consideración versa sobre los Serafines y cómo se hallan unidos a l. a. voluntad divina. Capítulo CXXIX Entonces contemplateé los Serafines, y les pregunté a ellos mismos qué había sido de las obras que Caridad hizo a través del misterio de l. a. encarnación de l. a. humanidad de Jesucristo, y de lo que hizo que l. a. Trinidad las creara y de todo cuanto [Caridad] hará eternamente en las criaturas por su bondad. Y Amor me dijo que nada importaba excepto una cosa, esto es: el divino querer de los angeles divina voluntad de toda l. a. Trinidad. Y es esta una consideración muy dulce y provechosa, que despoja de uno mismo para aproximarse al estado de lo que se debe ser. Así pues, disponemos de siete consideraciones que son bien adecuadas para los extraviados. l. a. primera sobre los Apóstoles, los angeles segunda sobre los angeles Magdalena, los angeles tercera sobre el Bautista, los angeles cuarta sobre los angeles virgen María, los angeles quinta sobre cómo naturaleza divina se unió a naturaleza humana en l. a. character del Hijo, los angeles sexta consideración es sobre cómo esa Humanidad sufrió tormento por nosotros, l. a. séptima sobre los Serafines que son uno en l. a. divina voluntad. [130] Aquí habla el Alma de otras tres hermosas consideraciones y meditaciones, y de cómo ella no conoce el poder, l. a. sapiencia y l. a. bondad divinos sino en los angeles medida que conoce su propia debilidad, ignorancia y maldad. Capítulo CXXX Ahora os diré las consideraciones que me hacía en esa vida de los angeles que he hablado antes, o sea l. a. vida de extravío, cuando no sabía cómo soportarme y contenerme. Primero me examineé a mí misma y después examineé a Dios, y también me think abouté como si yo quisiera querer grandes cosas por él. Y de estas tres cosas me alegré y regocijé sobre cualquier otra, y estas consideraciones me dieron medios para contenerme y sufrirme. Primero medité y dije: �Señor Dios, no sé de dónde sois, pues eso solo lo comprende vuestro divino y supraeterno poder.

Rated 4.74 of 5 – based on 15 votes

About the Author

admin